Aumentan las importaciones de China y Japón

Casi un 19% han subido las acciones serie B de la minera no metálica SQM en los últimos 30 días y más de un 71% desde su desplome el 23 de marzo, a la par del auge que viven las productoras de litio, como la estadounidense Albemarle (con un alza de 13% en 30 días) y la china Tianqi (+10,1%).

Según analistas extranjeros, estas alzas se deben a una recuperación anticipada en la demanda del litio, gatillada por fuertes compras de China y Japón. Un fenómeno similar al que gozan desde fines de mayo el cobre y el hierro, pero que aún no favorecía al litio.

¿Qué cambió? Para el director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo, hay elementos particulares que han mejorado el panorama del litio. Entre ellos, el surgimiento de nuevas y mejores baterías de litio, sumado al plan quinquenal de China, que plantea la necesidad de acelerar en ese país la electromovilidad, todo sumado a la rápida recuperación económica de ese país post pandemia.

“Pero más importante que todo lo anterior es que las políticas monetarias ultra expansivas en el mundo han generado que muchos mercados, entre ellos el del litio, reciban posiciones de inversionistas que están aumentando los precios”, agrega.

En ese contexto, según Guajardo, “los commodities (como el litio, cobre y hierro) han vuelto a estar en el radar de los inversionistas, y eso está apoyando alzas como las de SQM, Albemarle o Tianqi”.

Agregó que dado que la crisis del covid-19 permanecerá en el mundo por un par de años y, aparejado a ellas, las políticas expansivas, “habrá viento de cola para las acciones y los commodities, aunque también permanecerán los nuevos riesgos” asociados a la pandemia.

Las expectativas de recuperación en el sector del litio son altas, ya que si bien los precios de las acciones ligadas a esta industria han subido, el precio del carbonato de litio, por ejemplo, se ha mantenido en US$7.000 promedio la tonelada, muy por debajo de los US$11.000 del 2019.

Pero el bajo precio del litio “está ocultando un inminente déficit de oferta, especialmente porque la crisis del covid-19 ha retrasado los proyectos de expansión ”, según el CEO del productor japonés de baterías TDK, Shigenao Ishiguro.

Ahora, las perspectivas para la electromovilidad son positivas. Según Bloomberg, las ventas mundiales de autos eléctricos pasarán de 2 millones en 2019 a 8,5 millones el 2025 y a 26 millones en 2030.

Fuente: La Segunda