Los trabajadores de las gigantes minas de cobre de Chile están atrapados entre la necesidad de protegerse y la presión para mantener la economía del país en movimiento.

Desde que declaró un estado de emergencia en marzo para hacer frente a la pandemia de Covid-19, el gobierno chileno ha tratado de mantener un equilibrio difícil entre desacelerar la propagación de la enfermedad y proteger la economía a través de la inevitable recesión. Se instó a las compañías mineras, la columna vertebral de la economía, a seguir produciendo mientras toman medidas drásticas para reducir el riesgo de infecciones para los empleados.

Además de distribuir máscaras faciales y gel de alcohol y desinfectar los lugares de trabajo, las empresas han tratado de garantizar el distanciamiento social reduciendo drásticamente el personal en el sitio, en gran medida suspendiendo actividades que no son esenciales para la producción, como el desarrollo, la exploración y el mantenimiento de minas.

El trabajo en proyectos importantes, como la Quebrada Blanca 2 de Teck Resource (TSX: TECK.B; NYSE: TECK) y una expansión de la mina Los Pelambres de Antofagasta, se detuvo durante varias semanas mientras se trabajaban las medidas sanitarias.

Para julio, el número de mineros en el sitio en el país había caído a 123,000, un 45% menos que a principios de año, dijo el ministro de Minería, Baldo Prokurica, a los legisladores el 6 de julio.

A pesar de la reducción masiva de personal, la producción de la mina parece estar retenida hasta ahora. La producción de cobre durante los primeros cinco meses del año alcanzó 2,4 millones de toneladas, un 3,5% más que el año pasado, lo que refleja en gran medida el impacto de las interrupciones por inundaciones y mantenimiento en la producción durante la primera parte de 2019.

Los datos producidos por la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), una agencia gubernamental, mostraron que la producción ha aumentado en la mayoría de las minas este año. Solo Anglo American (LSE: AAL), entre los principales productores del país, ha informado una fuerte caída, un 17,9% interanual en los primeros cinco meses del año, lo que refleja una escasez de agua en su operación de Los Bronces.

Para fines de 2020, el gobierno estima que la producción anual de cobre de Chile caerá en 200,000 toneladas con respecto a la producción del año pasado de 5.8 millones de toneladas.

“Al menos hasta hace dos semanas, la industria parecía haber logrado un buen equilibrio entre las preocupaciones económicas y de salud”, dice Juan Carlos Guajardo, jefe de la consultora industrial con sede en Santiago PlusMining.

Sin embargo, desde mediados de junio, un aumento en el número de infecciones entre los mineros ha puesto la estrategia de Chile bajo una tensión severa.

Un portal para el proyecto de expansión de Andes Norte en la mina de cobre El Teniente de Codelco.

De un par de cientos en mayo, el número de trabajadores infectados con la enfermedad ahora se acerca rápidamente a 5,000, o más del 2% de la fuerza laboral total. Algunos grupos están alcanzando niveles alarmantes. En la región de O’Higgins, hogar del gigante El Teniente mina, más del 6% de los mineros han sido infectados, según datos del ministerio.

La situación en la industria minera refleja el desarrollo de la pandemia a nivel nacional.

El presidente Sebastián Piñera se había estado preparando para reabrir escuelas y centros comerciales antes de que la cantidad de casos nuevos reportados diariamente aumentara de unos cientos en abril a unos miles a mediados de mayo. En cambio, se impusieron bloqueos estrictos rápidamente en Santiago y otras ciudades importantes y el estado de emergencia de 90 días se ha extendido hasta septiembre.

Con los informes de las primeras muertes de mineros por la enfermedad (doce han muerto hasta ahora, según el Ministerio de Minería), los sindicatos comenzaron a exigir a la administración y al gobierno que tomaran medidas más drásticas para proteger a los miembros de la infección o arriesgarse a que los trabajadores se marcharan.

“Si hay operaciones que no pueden cumplir con los estándares legales mínimos, entonces deben cerrarse”, dijo a The Northern Miner Patricio Elgueta, el principal funcionario sindical de la firma minera estatal Codelco.

Temiendo una aceleración del brote y paros salvajes, las compañías mineras han intensificado sus esfuerzos para reducir la tasa de infección.

Desde junio, Codelco ha detenido todos los proyectos de construcción en sus operaciones en el norte de Chile, incluida la nueva mina subterránea en Chuquicamata y cerró la fundición en la mina. También se ha comprometido a utilizar solo personal local en el complejo.

En El Teniente, el más grande de Codelco por producción, la compañía cambió a un ciclo de turno de 14 días a 14 días de descanso, dando más tiempo para identificar a los trabajadores enfermos antes de que regresen a trabajar. La construcción del nuevo nivel de mina, una inversión multimillonaria vital para mantener la producción en las próximas décadas, también se ha suspendido.

Las multinacionales han seguido su ejemplo. BHP (NYSE: BHP; LSE: BHP) ha anunciado que los trabajadores de su mina Spence ya no se moverían a través del aeropuerto de Calama, que normalmente maneja miles de mineros que viajan y salen cada semana.

Tales medidas muestran que Codelco y otras compañías mineras están poniendo la salud de sus trabajadores por encima de todas las demás consideraciones, dice el vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Marco Riveros.

A medida que el número de casos continúa aumentando, la industria está rezando para que sus últimas medidas sean suficientes para controlar la pandemia.

“Si logran pasar las próximas dos o tres semanas, estarán en una posición mucho mejor para mantener la producción en estos niveles”. explica Erik Heimlich, un analista con sede en Santiago en CRU Group.

Pero si el número de muertes sigue aumentando o los servicios de salud locales luchan por hacer frente, entonces se podrían requerir medidas más radicales. Los precios del cobre han aumentado a seis meses por encima de los US $ 2.80 por libra por temor a que los esfuerzos puedan interrumpir los suministros del mayor productor mundial.

La clave será convencer a los trabajadores para que sigan trabajando.

En declaraciones recientes, Codelco apeló al patriotismo de los trabajadores, argumentando que sus ganancias son vitales para financiar la lucha de Chile contra la pandemia y revivir la economía después.

Después de que la economía de Chile se contrajera por un 14% interanual sin precedentes en abril, el presidente del Banco Central, Mario Marcel, destacó que la carnicería había sido mucho peor en el vecino Perú, donde la mayoría de las minas habían estado cerradas.

Ya trabajando turnos más largos y duplicando para colegas, los mineros se sienten presionados.

“Sabemos que somos la columna vertebral de la economía chilena”, dice el jefe sindical Elgueta, “pero no puede ser a cualquier costo”.

Los sindicatos acusan a las empresas de aprovechar la crisis para recortar casi 40,000 empleos desde el comienzo del año.

Mientras que Freeport McMoRan (NYSE: FCX) redujo la producción en su mina El Abra, BHP comenzó a liquidar su mina Cerro Colorado, que se cerrará en 2023, y lanzó un nuevo esquema de jubilación anticipada para los trabajadores de la mina gigante Escondida, El más grande del mundo.

La mina de cobre Escondida de BHP Billiton en Chile. Crédito: BHP Billiton.

“Nuestros trabajadores tienen miedo de enfermarse pero también de perder su trabajo. El nivel de estrés entre los trabajadores es alarmante ”, dice Elgueta.

Una producción más baja también podría afectar los bonos de productividad de los mineros, una gran parte del ingreso de los trabajadores en algunas operaciones.

Con la esperanza de calmar las tensiones, el ministro de Minería, Baldo Prokurica, pidió esta semana a las compañías mineras “que hagan todo lo posible” para evitar más recortes, y señaló que la industria está yendo mucho mejor que el resto de la economía.

Ya sea que la industria sobreviva o no en los próximos meses sin un cierre importante, el impacto de la pandemia continuará sintiéndose en los próximos trimestres, incluso a medida que las minas vuelven a la normalidad, dice César Pérez, jefe de capital del banco de inversiones BTG Pactual.

Se espera que la suspensión del trabajo de desarrollo y mantenimiento, la alta calificación en algunas minas y los retrasos en los proyectos de construcción, como el nuevo concentrador en Spence, afecten la producción el próximo año.

“Cualquiera que sea la capacidad de una mina el año pasado, no será su capacidad para 2021”, comentó Colin Hamilton, director gerente de BMO Capital Markets.

Fuente: The Northern Miner

Traducido con Google Translator