Solo este año se perderían en torno a las 300 mil toneladas de cobre fino e impacto se extendería a 2021.

El caso más preocupante es Codelco, donde se han producido 4 de los 6 decesos que contabiliza la industria, lo que llevó a la firma a detener procesos productivos. Los contagios superan los 2. 600 a nivel nacional.

En línea con el avance que ha tenido la pandemia en el país, el sector minero está viendo cómo crece la cantidad de contagiados entre sus trabajadores.

Pese a que la cifra de infectados sigue siendo menor en comparación con la cantidad de trabajadores que se desempeñan en este sector, en torno al 1%, el aumento de decesos encendió las alarmas.

A la fecha, según las cifras del Gobierno, las empresas han reportado 2.621 contagios y casi la mitad corresponde a la Región de Antofagasta. Mientras que las dotaciones se han reducido en cerca del 40% a nivel sectorial.

En lo que va de la emergencia se contabilizan seis fallecidos, de los cuales cuatro corresponden al Distrito Norte de Codelco, uno a SQM y otro a Centinela, faena operada por Antofagasta Minerals.

La situación dela estatal se enmarca en la crisis por la que atraviesa la ciudad de Calama, que los llevó a anunciar la detención dela fundición de Chuquicamata, mientras que la refinería pasará a operar a un tercio de su capacidad, buscando disminuir la exposición en estas áreas.

Esa planta es la más importante que tiene Codelco y cuenta con una capacidad para procesar más de 1,17 millones de concentrado de cobre al año, lo que obligará a la estatal a modificar sus ventas y disminuir su comercialización de cobre fino.

La iniciativa además contempla la disminución de cerca de 400 personas, la detención de equipos y la reducción de los ritmos productivos en ambas áreas. Estas unidades también eran de las que concentraban la mayor cantidad de contagios al interior de Chuquicamata.

“Reconocemos que la empresa ha tomado muchas medidas, y lo que se anuncia hoy es bueno, pero son tardías. Propusimos cambiar los turnos y no nos escucharon, lo que significó que comenzaran los brotes reales en Chuquicamata. Sabemos que las divisiones no pueden parar, porque el país necesita los recursos que entrega Codelco”, explicó el director del sindicato de supervisores de la división, Duncan Araya, quien aseguró que la empresa proyecta más de 500 contagios para los próximos días.
En tanto, los operarios de la faena hicieron un llamado a paralizar la operación por 14 días, período en el que pidieron desinfectar todos los equipos, instalaciones, comedores y camarines, además de la planificación en detalle del regreso de las dotaciones a sus labores, evitando nuevos brotes de contagio.

El anuncio también fue valorado por el ministro de MineríaBaldo Prokurica, quien aseguró que con esto “se evitará la propagación del virus, medida que hoy se ve necesaria ante el aumento de casos en la zona”. Además, anunció que el subdirector nacional de Sernageomin se trasladará a Antofagasta para que intensificar el plan de fiscalización a las faenas de la zona.

Producción y precio

Pese a la menor dotación en faena, la producción de cobre de las grandes mineras se ha mantenido estable, y según la cifra al mes de abril, incluso se superó levemente el volumen de 2019 a la misma fecha, lo que podría extenderse a mayo y junio.

Sin embargo, existe consenso en que los efectos en producción se verán durante el segundo semestre. El presidente ejecutivo de Codelco, Octavio Araneda, reconoció en una actividad realizada esta semana de manera telemática que “el segundo semestre podría ser más difícil. Creo que en el segundo semestre se podría ver más impactada (la producción), pero a diferencia de Perú y otros países, Chile ha mantenido su producción”.

Dicho efecto también se podría extender más allá de este año. Así lo adelanta Cochilco, que en su última proyección es timó que solo por impacto de la pandemia, el golpe sería de unas 200 mil toneladas de cobre fino.

En esta línea coinciden en Plusmining, donde apuntan a que la estimación conservadora para este año es de unas 320 mil toneladas, lo que equivale al 5,5% de la producción que se esperaba para este año.
El director ejecutivo de la consultora, Juan Carlos Guajardo, explica que estas son estimaciones conservadoras si es que la situación sigue mal, porque no se tiene en consideración paralización de alguna faena, como lo ha anunciado recientemente Codelco. El experto adelantó que aún no se vislumbra cuál será el efecto de la pandemia en la producción el próximo año.

En tanto, estas preocupaciones también están teniendo efectos en el precio del cobre, que cerró ayer con una leve alza de 0,16%, llevando al mineral a US$ 2,66 la libra, y acumulando una apreciación de 27% respecto de su menor valor visto a mediados de marzo.

Según un reporte de Bloomberg, la posibilidad de que la medida anunciada ayer por Codelco se aplique en otras minas está contrarrestando las preocupaciones en torno a una eventual caída de la demanda a medida que las principales economías luchan contra una nueva ola de contagios por coronavirus. En esta línea, analistas de UBS ahora proyectan un déficit de 300.000 toneladas para este año, en comparación con una estimación anterior de un superávit de 900.000 toneladas.

Fuente: El Mercurio