Proyectan una perspectiva superior a la de Cochilco para el próximo año.

El mejor panorama global ante el avance de las vacunas contra el covid-19 y la transición en EE.UU. Están impulsando al mineral, lo que se extendería al 2021.

Con una nueva alza cerró la jornada la principal exportación del país, avanzando 1,2%, al transarse en US$ 3,81 la libra en la Bolsa de Metales de Londres, salto que provocó que el mineral llegara a su nivel más alto desde el 22 de enero de 2014, cuando se cotizó en US$ 3,32.

Según señalaron desde Cochilco, este aumento se explica por los últimos anuncios de los laboratorios de positivos resultados en las pruebas de vacunas y las expectativas de que en diciembre próximo comience la aplicación a la población. “Es en este escenario que los inversionistas están presionando un aumento en el precio a través de un fuerte repunte en la demanda de contratos de futuros de cobre”, aseguró el vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Marco Riveros.

También estaría influyendo la transición por la que atraviesa Estados Unidos y los anuncios del presidente electo, Joe Biden, respecto a cargos clave bajo su mandato, como Janet Yellen en la Secretaría del Tesoro o John Kerry como consejero para el cambio climático.

Esto se suma a que se conoció que las importaciones chinas de cobre en octubre crecieron 41% respecto del mismo mes de 2019. El alza se da, además, justo un día después de las auspiciosas perspectivas anunciadas por Cochilco, que espera para este año un precio promedio de US$ 2,75 y de US$ 2,90 para 2021.

No obstante, los expertos in= dican que las proyecciones de la entidad dependiente del Ministerio de Minería se quedarían cortas, superando fácilmente los US$ 3 en promedio anual.

La importancia de dichas cifras radica en los efectos fiscales, los que según Cochilco se estiman en US$ 58 millones en creación de valor por cada centavo que sube la cotización.

La directora de Estudios de Vantaz Group, Daniela Desormeaux, explica que desde el punto de vista de la demanda, las perspectivas para el precio del cobre son positivas, “por la recuperación de los usos tradicionales y el crecimiento de sus aplicaciones por parte de las energías renovables y de la electromovilidad. Desde la perspectiva de la oferta, vemos una recuperación un poco más lenta pospandemia, tanto de la oferta de cobre de mina como de la secundaria (reciclaje)”.

Es por ello que, de seguir estos escenarios y asumiendo que la pandemia se controla, Desormeaux proyecta que el precio del cobre debiese mantenerse en un rango probable de entre los US$ 3 y US$ 3,2.

Estimaciones aún más optimistas son las que tiene el director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo, quien asegura que el mineral oscilará entre US$ 3,3 y US 3,4.

“La pandemia marca un punto importante en las políticas macroeconómicas mundiales, con estímulos históricos, que llevan a un riesgo inflacionario, los commodities se ven fortalecidos. A esto se suma un debilitamiento del dólar y los propios fundamentos del cobre, con una oferta débil —ante la menor inversión del sector desde el superciclo— y una demanda que no ha bajado, principalmente desde China, pero también por el avance de la electrificación de las ciudades y de las energías renovables”, explica Guajardo.

El profesor de la Universidad Católica Gustavo Lagos coincide enel buen momento del mineral e indica que “hay muy poca oferta entrando al mercado, lo que sumado al mejor ánimo de los mercados por el eventual control sobre la pandemia va a empujar el precio del cobre. Está la pandemia aún, pero la respuesta no será la misma, por lo que el panorama se ve mucho mejor”. En este entorno, Lagos espera un valor promedio de US$3,2 para 2021, lo que incluso podría mejorar. Las perspectivas (… ) del cobre son positivas, por la recuperación de los usos tradicionales y el crecimiento de sus aplicaciones”.

Fuente: El Mercurio

Fuente: El Mercurio