La principal exportación del país se cotiza en US$ 3,56 la libra, y todo parece indicar que la tendencia positiva se extenderá a 2021, acompañada de importantes aportes para las arcas fiscales a través del pago de tributos.

En US$ 3,56 se cotizó la libra de cobre ayer en la Bolsa de Metales de Londres, luego de presentar un alza de 0,6%, lo que llevó al precio promedio anual del mineral a situarse en US$ 2,80. Esto implica un importante alivio para las arcas fiscales, ante el incremento en el pago de regalías de parte de las empresas.

No obstante, el 2020 fue un año de contrastes para la principal exportación del país, ya que si bien hoy se encuentra en su mayor nivel en siete años, durante el primer trimestre tocó piso, cuando en marzo se cotizó en US$ 2,09, de ahí en adelante el salto ha sido superior al 70%.

El cambio de tendencia ha llevado al metal a crecer en un 27,2% respecto del primer día del año, alcanzando la tercera mayor alza anual de la última década, siendo solo superado por su desempeño al inicio del último superciclo en 2010 (30,5%) y en 2017 (28,4%). Junto con lo anterior, se trata del cierre más alto exhibido desde 2012 (US$ 3,59).

Según explican los expertos, las razones detrás de este importante salto están directamente relacionadas con los paquetes de estímulos financieros anunciados por las principales economías del mundo y por la reactivación de la economía china, principal consumidor del mineral, que está impulsando importantes compras del mineral, incluso de parte de la reserva estatal.

Para el cierre del año, respecto de su producción, desde Sonami prevén un desempeño inferior a los dos cuatrimestres anteriores, “debido a la alta base de comparación, generándose una leve caída en la producción minera, particularmente en cobre y oro. Sin embargo, esperamos que al cierre del ejercicio 2020 el PIB sectorial minero muestre un crecimiento de 1%, constituyéndose en una de las pocas actividades económicas relevantes que registrará crecimiento el 2020”, aseguró el presidente del gremio, Diego Hernández.

En esta línea, la directora de estudios de Vantaz, Daniela Desormeaux, añadió que en materia de utilidades de las compañías, “un factor relevante que determinará la evolución en el cuarto trimestre será el manejo de los costos. Por un lado, se podría observar un aumento en este ítem ante mayores gastos asociados al control y manejo de la pandemia, y por otro lado, también debido al cierre de algunas negociaciones colectivas”.

PERSPECTIVAS PARA 2021

Las expectativas apuntan a que esta tendencia debiese prolongarse a 2021, con un precio del cobre por sobre los US$ 3,2, que se explica por la poca entrada de nueva producción a un mercado que se encuentra prácticamente en equilibrio.

Desde Goldman Sachs apuntaron en un reporte que la fortaleza del precio es la primera etapa de un mercado alcista estructural. De cara a 2021, esperan condiciones de mercado más estrictas en una década, debido a un déficit sustancial de 327 mil toneladas, que en 2022 será de 153 mil toneladas.

Por su parte, el director ejecutivo de la consultora Plusmining, Juan Carlos Guajardo, adelantó que en 2021 el precio estará entre US$ 3,3 y US$ 3,4, por lo que “será un año muy bueno, la producción será marginalmente más baja, lo que se verá compensado por el precio, tipo de cambio y control de costos. En la medida que se mantenga la producción en un nivel relativamente bueno, se permitirá que los resultados sean muy positivos”.

En esta línea, el gerente general de la firma especializada en minería GEM, Juan Ignacio Guzmán, agregó que “el precio debiera moverse en un rango entre US$ 3,2 y US$ 3,8 la libra. El plan fiscal de recuperación que se va a poner en acción en gran parte del mundo, así como el plan expansivo de Estados Unidos, influirán positivamente, lo que podría llevar al cobre a los US$ 4 la libra, de manera coyuntural”.

En tanto, desde Sonami esperan que el PIB sectorial minero crezca en torno a 2%, con una producción de cobre cercana a las 5,9 millones de toneladas, es decir, un incremento de 150 mil toneladas adicionales a la producción estimada para el 2020, mientras que proyectan un precio promedio cercano a los US$ 3,2 la libra.

Pago de impuestos de mineras sube 45% a septiembre

Durante las últimas semanas las empresas pertenecientes a la Gran Minería del cobre han entregado sus resultados al cierre del tercer trimestre del año, que si bien han mostrado desempeños mixtos, están siendo impulsados por las de mayor tamaño.

Estos mejores resultados también han incidido en el pago de impuestos que realizan las empresas del sector, que durante el período totalizaron US$ 3.241 millones, según un reporte efectuado por la consultora Plusmining, cifra que es un 45% mayor a lo visto en el mismo lapso en 2018.

El listado lo lidera la estatal Codelco, con unos US$ 1.124 millones, que incluyen la Ley Reservada, el Impuesto a la Renta, el Impuesto Específico y las ganancias netas. En el sector privado, los mayores aportes corresponden a Minera Escondida (US$ 649 millones) y Collahuasi (US$ 530 millones), esta última casi dobló su pago durante el actual ejercicio, en medio de sus niveles récord de producción de cobre.

“Esto no es solo efecto precio, sino que también influye el tipo de cambio, que es un factor muy positivo. Lo otro es la disciplina de las empresas mineras postsuperciclo, que han mantenido estas estrategias y explican que existan utilidades y este pago de impuestos”, manifestó el director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo.

Si bien el experto prevé que esta tendencia se mantenga el próximo año, alertó sobre posibles riesgos, sobre todo a cualquier imprevisto que surja durante el proceso de vacunación a nivel global, pero además, por el riesgo geopolítico y la relación comercial entre China y Estados Unidos. “Hay que ver qué será capaz de hacer Joe Biden y si cambiará la relación con China, esto será permanente, más allá de quién esté en la Casa Blanca”, advirtió Guajardo.

Fuente: El Mercurio