De acuerdo a cifras del Banco Central y faltando los datos de la última quincena del año, la minería subió 2,6%, mientras que el metal rojo casi 1%. Así, los embarques totales al exterior retrocedieron 3,5% interanual . Por el lado de las importaciones, pese a la recuperación final que mostraron en diciembre, se encaminan a terminar el año con una fuerte baja de 21%.

 

Cuando la crisis por el coronavirus se expandía por el mundo, la Organización Mundial de Comercio advertía que el intercambio internacional arriesgaba una caída de hasta 32% en 2020. Sin embargo, el golpe resultó mucho menos brutal, con una actualización de las estimaciones hasta una baja de 9,2% en el presente ejercicio.

De este panorama más favorable Chile no se restó, gracias a que el cobre y la minería en general permitieron que el sector exportador sorteara el año del coronavirus. Con los datos que registra el Banco Central hasta el 15 de diciembre, los envíos totalizan US$67.416 millones en 2020, lo que si bien califica como la cifra anual más débil desde 2016, representa una caída de 3,5%, inferior a la que se anotó en 2019.

El año pasado, cuando la noticia que remecía los mercados era la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el descenso fue de 7,1%. La baja de 2020 además queda muy lejos del derrumbe de 17,4% que se marcó en 2015, cuando el fin del súper ciclo de los commodities arrastraba al sector exportador, o al de 14% de 2009, en el marco de la crisis financiera.

“El sector exportador está en niveles de pre pandemia, eso es algo que hay que celebrar y releva la importancia de la red de acuerdos, porque hoy vemos un desplome de un 35% en aquellos mercados que no están cubiertos por tratados de libre comercio”, señala a la luz de los datos Rodrigo Yáñez, subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales.

La protagonista

Para evitar el colapso fue clave la contribución que realizó la minería. Faltando los datos de la última quincena del año, el sector ya anota un incremento de 2,6% hasta los US$37.409 millones, lo que contrasta con un descenso de 8% que se observó en 2019. En esa fotografía el cobre hizo su aporte, con US$33.876 millones de exportaciones, lo que representa un aumento anual de casi 1%.

“En un año excepcionalmente complejo por la pandemia la minería permitirá que los ingresos por exportaciones del país se mantengan en niveles razonables”, destaca Juan Carlos Guajardo, director de Plusmining.

Desde su punto de vista, el aporte del mencionado sector se explica por tres factores: “La capacidad de la industria minera para mantener una continuidad operacional, los altos precios de los commodities más que compensarán las caídas de producción que ocasiona la pandemia y el extraordinario desempeño del hierro y el oro, que agregarán ingresos inesperados hasta hace unos meses”.

El desempeño minero contrasta con lo acontecido en el resto de las exportaciones nacionales. Por ejemplo, con US$ 5.686 millones, el sector agropecuario sufre una caída fue de 15,2%, un descenso incluso superior al de 9,8% visto en 2009.

De todas maneras, Yáñez destacó algunos puntos altos en este segmento: “Es interesante ver cómo han crecido, por ejemplo, la carne de cerdo, la fruta congelada y el aceite de pescado, que alcanzaron niveles récord”.

En tanto, los envíos del sector industrial llegaron a US$ 24.320 millones, una reducción de 9%, un retroceso algo mayor al de 8,4% que se observó en 2019. Cabe destacar en esta área que en diciembre se nota un repunte, ya que solo con los datos de las primeras dos semanas, supera en 0,9% lo exportado anteriormente.

Perspectivas

Con todo, se anticipa un arranque con el pie derecho de 2021, en medio de una economía mundial en rebote que, gracias a la distribución de la vacuna, podrá ir dejando atrás los confinamientos a los que obliga la pandemia.

De hecho, a nivel global la OMC anticipa que tras la caída de este año, el comercio internacional conseguirá el próximo año un incremento de 7,2%, porcentaje que superaría al crecimiento del PIB, que según el mismo organismo repuntaría 4,9%, luego de caer 4,8% en el presente ejercicio.

En este contexto, Yáñez también se muestra optimista respecto al porvenir de las exportaciones nacionales, entusiasmo que no atribuye únicamente a la reactivación de China y de otros mercados.

“Todos los países están apurando sus metas de descarbonización y transición energética. Estados Unidos volvió al Acuerdo de París y por lo tanto tenemos un actor global importante que estará en ese proceso. Todo eso son buenas noticias para nuestro cobre, para el futuro de nuestra industria de hidrógeno verde, para nuestro litio y para las exportaciones minerales en general”, señala el subsecretario.

Por otra parte, Rodolfo Vilches, director de Velasco Rioseco, subraya que “para la recuperación de comercio exterior chileno en 2021 será clave la integración comercial con nuestros vecinos, pero también la modernización y profundización de acuerdos comerciales que ya tienen muchos años de vigencia”.

Importaciones se encaminan a su primera alza del año en diciembre

La realidad de las importaciones es distinta a las exportaciones. De acuerdo al Banco Central, con cifras al 15 de diciembre de este año, las compras totales se encaminan a registrar el peor rendimiento desde la crisis subprime con una baja de 21% totalizando embarques por US$55.794 millones.

Si bien esa es la foto global, en el último mes del año las compras muestran un alza y se perfilan a registrar las primeras cifras azules del año. Durante la primera quincena de diciembre muestran un incremento de 5,7%.

El principal motor de este repunte ha sido la compra de bienes de consumo durables que ha estado impulsado, principlamente, por los mayores recursos con los que cuenta la ciudadanía debido a los retiros del 10% de los fondos de pensiones.

Según el ente rector, las compras de bienes de consumo suben 15,4% (US$ 871 millones) siendo los productos durables los que están mostrando un mayor dinamismo con una fuerte alza de casi 44% en comparación al mismo período de 2019.

En el desglose, las importaciones de computadores lideran con un aumento de 271% totalizando compras por US$38 millones. Le sigue televisores con un alza de 131% con montos por US$23 millones.

Más atrás se ubica el ingreso de electrodomésticos con un aumento de 64% que significan US$32 millones.

Pese al repunte que tuvo en la última parte del año, las importaciones de automóviles nuevos no logran tener cifras azules aunque sí moderaron su caída en relación a los meses previos y ahora se encamina a caer 3% en diciembre.

Las importaciones de bienes de capital, elemento predictor del comportamiento de la inversión, también en diciembre está logrando sortear la crisis, ya que al 15 de este mes muestra un alza de 0,7%.

Fuente: La Tercera