“El escenario más probable es que los acontecimientos en Chile repercutan en el precio del cobre”, dice el experto Juan Carlos Guajardo.

Las comunas de Antofagasta, Tocopilla y Mejillones se sumarán a partir de las 22:00 horas de mañana a las medidas de confinamiento que ya se aplican para más de 10 millones de personas en el país para intentar controlar la expansión del coronavirus.

El ministro de Salud, Enrique Paris, dijo que la decisión responde al fuerte aumento de casos observados en las últimas semanas en esa región del norte, uno de los principales distritos mineros de Chile.

De acuerdo al último informe epidemiológico que entregó la cartera, la Segunda Región suma 5.989 casos de Covid-19 confirmados y probables, en tanto que el balance de fallecidos asciende a 189 personas.

La decisión, que repone la cuarentena en Antofagasta y Mejillones, tuvo lugar tras crecientes denuncias de aglomeraciones en distintos puntos de la región, como es el caso de los aeropuertos que reciben un intenso flujo de trabajadores de las mineras.

El viernes el Ministerio de Salud ya había anunciado la extensión de la cuarentena en la ciudad de Calama y Codelco informó el sábado la paralización de las obras de construcción de todos sus proyectos del Distrito Norte, y que operará la División Chuquicamata exclusivamente con trabajadores de Calama para disminuir los desplazamientos de personal desde otras regiones.

La dotación total de la División Chuquicamata -considerando trabajadores propios y contratistas-disminuye así en un 45%, cuando ya había bajado en cerca de un 30%.

Mineras activan acciones

Aunque las compañías mineras que operan en la zona reconocen que han tomado las medidas necesarias, no descartan nuevas acciones, por lo que los próximos días serán decisivos.

En BHP el alza de contagios fue abordada la semana pasada. Considerando la condición de estrés en que se encuentra el sistema de salud de la Región de Tarapacá, Cerro Colorado decidió -de forma temporal- continuar operando solo con personal residente en Tarapacá a partir del 15 de junio.

“Esta medida significa una disminución adicional de la dotación de la operación, la que ya se encontraba en un 70% de lo normal, para llegar aproximadamente a un 35%”, precisaron, agregando que los trabajadores directos y de empresas colaboradoras impactados por esto mantendrán sus condiciones laborales durante el período que se extienda la instrucción.

Desde Sierra Gorda SCM, yacimiento ligado a las internacionales KGHM y Sumitomo, que está ubicado en la comuna del mismo nombre, en la Región de Antofagasta, aseguran que han tenido un buen desempeño con un total de 57 trabajadores confirmados por Covid-19, lo que representa sólo un 1,56% de su dotación. Por esto, no se han visto obligados a operar exclusivamente con personal de la zona, a pesar de que sólo el 40% de la dotación es de la región.

Para endurecer las medidas de seguridad y resguardar la salud de los trabajadores, escogieron ocho medidas entre más de 30 para elevar su categoría a “reglas por la vida”, lo que en la práctica implica que su incumplimiento podría implicar el despido inmediato.

También se contrataron vuelos chárter para el traslado directo al aeropuerto de Calama. Este último punto es monitoreado considerando las peticiones del jefe comunal y de dirigentes sindicales de otras mineras de cerrar el aeropuerto de esa ciudad por el alza en los contagios.

Si esto se materializa, desde Sierra Gorda SCM comentan que para mantener la continuidad operacional tendrían que volar hasta Antofagasta y luego transportar a los trabajadores vía terrestre. Considerando la ampliación de la cuarentena, evaluarán un eventual reforzamiento de las medidas y monitorearán la logística, advirtiendo eso sí que los esfuerzos han implicado un importante aumento de los costos.

Expectativas para el cobre

Las medidas de las autoridades no pasarán desapercibidas para el mercado. Así lo plantea el director de Plusmining, Juan Carlos Guajardo, quien asegura que “el escenario más probable es que los acontecimientos de los últimos días en Chile producto de la crisis sanitaria tengan repercusión en alzas del precio del cobre”.

El experto destaca que las compañías ya adoptaron una serie de medidas de control y contención que se han mostrado exitosas. Sin embargo, “el problema es que las zonas aledañas a las operaciones tienen altos niveles de infección y además la gravedad de la crisis en todo el país hace difícil que las mineras se mantengan ajenas y por ende la continuidad operativa es cada vez más complicada”.

Fuente: Diario Financiero