El ministro de minería de Chile, Baldo Prokurica, descartó directamente la privatización de la minera estatal de cobre Codelco, que fue sugerida a principios de esta semana por el partido de deecha UDI.

“El presidente [Sebastián Piñera] nunca ha hablado de eso, ni siquiera considerando las circunstancias extraordinarias creadas por la pandemia. Totalmente descarto cualquier iniciativa a este respecto dentro del gobierno ”, dijo Prokurica según los medios locales.

La cámara minera de Chile y la federación de trabajadores del cobre FTC también rechazaron la propuesta.

Consultado por BNamericas, un portavoz de Codelco dijo que no emitirían ninguna declaración formal sobre el asunto.

Codelco fue nacionalizado por el presidente Salvador Allende en 1971 y, desde entonces, todas sus ganancias antes de impuestos se destinaron al fondo estatal del cobre o al impuesto sobre la renta y los impuestos mineros específicos.

Al proponer la privatización de la empresa, los representantes de UDI sugirieron que podría continuar generando fondos para la nación a través de los ingresos fiscales.

Codelco es el mayor productor mundial de cobre y su junta directiva apunta a agregar US $ 1.000mn anuales a las ganancias a partir de 2021. Sin embargo, las ganancias antes de impuestos cayeron un 85% a US $ 54mn en el 1T20, con ingresos de US $ 802mn desde US $ 1.01bn reportados en el 1T19.

“Codelco ha realizado enormes contribuciones a los ingresos públicos a lo largo de su historia, pero no debemos olvidar que actualmente tiene compromisos de inversión muy grandes de más de US $ 32 mil millones para mantener la producción. Por lo tanto, desde el punto de vista de la propiedad, no se trata solo de extrapolar las contribuciones de años anteriores, sino de resolver la situación actual de la compañía de la mejor manera posible “, dijo a BNamericas Juan Carlos Guajardo, jefe de la consultora Plusmining.

El mes pasado, el minero detuvo las obras de expansión en la mina El Teniente en el centro de Chile y suspendió los proyectos de construcción en las regiones del norte debido al aumento en el número de casos de COVID-19 en esas áreas. La fundición y la refinería Chuquicamata también fueron cerradas.

La minera se enfrenta actualmente al problema adicional de una demanda por agua presentada por el Consejo de Defensa del Estado, CDE, por los daños causados ​​al ecosistema del Salar de Pedernales en la región de Atacama. La situación puede amenazar la importante expansión de la mina Salvador, que de otro modo se espera que agote el yacimiento mineral actual para fines de 2021.

Fuente: BNamericas

Traducido con Google Translator