El metal rojo ha subido 18% respecto a su menor nivel registrado en marzo, pero conocedores del sector apuntan a que se encontraría cerca de su techo. Se estima que el Fisco recauda entre US$ 50 millones y US$ 60 millones por centavo extra de valor.

Un alivio para las cada vez más necesitadas arcas fiscales está viniendo de la mano del alza del precio del cobre, que ha experimentado un inesperado repunte. Se estima que por cada centavo que sube la libra, las exportaciones del país crecen en unos US$ 120 millones, monto del cual, entre US$ 50 millones y US$ 60 millones, van directamente al Fisco por pago de impuestos e ingresos asociados a la estatal Codelco.

El académico de la Universidad Católica Gustavo Lagos explica que esta cifra va variando, porque está relacionada con los costos de producción de Codelco, así como los tramos impositivos que gravan a las mineras. Ayer el metal rojo se cotizó en US$ 2,48 la libra, lo que representó un alza de 1,61% respecto al lunes.

Este repunte significó para el cobre llegar a su mayor valor desde el 13 de marzo, acumulando un alza de un 18% respecto a su menor precio al comienzo de la crisis. El principal motivo que explica esta variación tiene que ver con los datos de la recuperación económica que está mostrando China, que a toda costa busca dar por superada la crisis por el coronavirus, lo que coincide con una caída en los inventarios de la bolsa de Shanghái, la única de las tres principales plazas que ha visto reducir existencias.

“El precio está más allá de lo que se esperaba, pero si bien los riesgos se reducen día a día, no han desaparecido. Puede pasar que haya una corrección importante en el valor de las acciones que arrastre al resto de los precios, por lo que hay que ser cautos”, advierte el director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo.

En esta línea, el director de Estudios y Políticas Públicas de Cochilco, Jorge Cantallopts, sostiene que la magnitud de esta apreciación “sería acotada debido a que prevé una baja importante en la demanda de cobre durante 2020 a consecuencia de la pandemia en China y en las economías desarrolladas”.

Es por esto que los expertos coinciden en que el precio estaría alcanzando su techo, en línea con las proyecciones de Cochilco, que estimó para este año un valor promedio de US$ 2,4, teniendo como máximo un precio similar al visto a comienzos de año, en torno a los US$ 2,7.

“Uno ve subidas puntuales, pero no hay sustento para que siga subiendo, debiese estabilizarse en estos niveles. Se proyecta que para fin de año debiese existir un superávit de inventario, ya que la demanda se restringió más que la oferta, lo que nos deja con incertidumbre respecto a cómo se debiese comportar el precio el resto del año”, explica el socio de la consultora Vantaz, Mauro Mezzano.

Fuente: El Mercurio