De concretarse todas las iniciativas, se espera que se generen más de 84 mil puestos de trabajo. La gran mayoría del desembolso se encuentra en la Región de Antofagasta.

Una de las industrias que jugará un rol clave en la reactivación económica del país una vez superada la pandemia será la minería, principalmente por las importantes cifras de inversión que están previstas. Pese a los efectos del coronavirus, según los guarismos del Gobierno, se ha visto un fuerte aumento en inversiones, empleos y proyectos mineros que ya cuentan con su respectiva aprobación ambiental.

Al cierre del tercer trimestre de 2019 había 78 proyectos mineros con inversiones por US$ 19.514 millones aprobados por el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Pero la cifra subió a 82 proyectos por US$ 23.378 millones este año, un incremento del 20%. “Estas cifras de mayores proyectos, inversión y empleos en la minería con aprobación ambiental son especialmente importantes, dado que se generan en medio de la peor crisis económica en décadas en el país por la pandemia del coronavirus. Es la mejor muestra de la buena salud de que goza la minería en el corto, mediano y largo plazo, porque también tenemos una cartera de inversiones por US$ 74 mil millones a 2029”, comentó el ministro de Minería, Baldo Prokurica.

Otro de los efectos que tiene esta alza es en los empleos. Si al tercer trimestre de 2019 totalizaban 68.379, esta cifra aumentó en un año a 84.311, es decir, casi 16 mil empleos más, un alza anual de 23%. “Los chilenos y chilenas necesitan puestos de trabajo para sacar adelante a sus familias y tener mayor progreso y bienestar. La burocracia estatal tiene que ayudar y facilitar la realización de los proyectos mineros que, obviamente, cumplan con la legislación vigente, y no ponerle trabas innecesarias por desidia o negligencia. Los inversionistas nacionales y extranjeros están dispuestos a generar riqueza y empleos para el país, ahora falta que la Administración Pública haga su parte”, agregó la autoridad.

Desafíos

En la distribución geográfica, Antofagasta es la región con la mayor cartera de proyectos mineros con aprobación ambiental, contemplando 25 iniciativas por casi US$ 12 mil millones. Le siguen Atacama con 35 proyectos por US$ 7.193 millones, Coquimbo con 7 iniciativas por US$ 3.191 millones, Tarapacá con 4 proyectos por US$ 548 millones y Valparaíso con 4 inversiones por US$ 354 millones.

Si bien se trata de una importante cartera, la principal tarea ahora es que se concreten dichas iniciativas, pues dentro del listado se incluyen obras icónicas, como el proyecto minero-portuario Dominga, valorado en US$ 2.500 millones, que se encuentra judicializado hace años. Junto con esto, el director ejecutivo de la consultora Plusmining, Juan Carlos Guajardo, apunta a que si bien es una cifra importante, se trata mayoritariamente de proyectos brownfield (expansiones) y no de nuevos descubrimientos. “Así como es importante que los proyectos se optimicen y extiendan sus operaciones, es también muy importante que el país vaya renovando su cartera de proyectos con nuevas iniciativas, y ahí es donde probablemente tengamos un potencial que no hemos desarrollado suficientemente”, asegura. Guajardo agrega que es clave abordar los desafíos técnicos asociados a estos proyectos, con la intención de concretar las obras en los plazos originalmente previstos.

“La experiencia de los últimos años no ha sido del todo favorable, la gran mayoría de los proyectos han tenido sobrecostos y, además, retrasos significativos. En la toma de decisiones de un directorio estará presente el factor de que no se repitan estos temas, porque tienen impactos importantes en la rentabilidad del proyecto”, sostiene Guajardo.

Fuente: El Mercurio